Precauciones para Hormigonado en Tiempo Frío

Precauciones para Hormigonado en Tiempo Frío

hormigonado-en-tiempo-frio

¿Qué entendemos como tiempo frío?

Se consideran varias circunstancias, como tres días consecutivos en los que la media de las temperaturas máxima y mínima sea inferior a los 5ºC, o días en los que la temperatura no supere los 10ºC durante más de la mitad del mismo. No debemos confundir esto con los valores mínimos que nos obligarían a suspender un hormigonado. Simplemente hay que considerar que nuestro hormigón va a enfrentarse a unas condiciones ambientales de temperaturas bajas que harán que vaya perdiendo calor.

Algunas medidas que podremos tomar antes del hormigonado serían:

  • Aumentar la cantidad de cemento.
  • Bajar la relación agua / cemento.
  • Utilizar cementos de alto calor de hidratación.
  • Calentar el agua de amasado.
  • Proteger los materiales del frío.
  • Evitar el uso de áridos congelados.
  • Programar el hormigonado en las horas de más calor.
  • Usar aditivos anticongelantes.

Precauciones en el tajo:

Un factor importante a tener en cuenta cuando trabajamos con temperaturas bajas es que nuestra “ventana de tiempo de trabajo” es corta, y normalmente necesitaremos aprovechar las horas centrales del día para elaborar y colocar el hormigón, con idea de que éste ya se encuentre colocado y convenientemente protegido para un buen curado antes de que las temperaturas caigan de nuevo. De ahí que la logística y una buena programación de la obra sean básicas para el buen funcionamiento de todo el proceso. Hay algunos detalles más que interesa tener en cuenta a la hora de hormigonar, como los siguientes:

  • No hormigonar sobre terrenos helados.
  • Eliminar hielo/escarcha de los encofrados.
  • Uso preferente de encofrados de madera.

Es decir, que hay que intentar en la medida de lo posible evitar el contacto del hormigón con superficies especialmente frías como lo metales, y también evitar acumulaciones de agua que pueda congelarse con facilidad, dañando nuestro hormigón.

concreto-frio

El curado del hormigón:

Cuando nuestro hormigón se enfrenta a condiciones de frío, hay que cuidar el curado con mayor delicadeza, ya que sólo un buen curado nos puede garantizar que el hormigón evolucione con éxito y alcancemos las prestaciones deseadas.

Hay dos factores básicos que tenemos que considerar.

  1. La desecación. El hormigón no sólo pierde humedad en condiciones de clima caluroso. También en ambientes fríos, sobre todo si tenemos aire, se produce la desecación. Es importante mantener las condiciones de humedad necesarias para un buen curado del hormigón.
  2. La congelación. Hasta que el hormigón no alcanza los 3’5MPa de resistencia (que a bajas temperaturas puede costar incluso más de 24 horas) no es capaz de resistir la fuerza derivada del aumento de volumen del agua al congelarse, por lo que si en su red capilar se forma hielo, se romperá el hormigón. Para conseguir esto es fundamental mantener el hormigón a más de 5ºC hasta que consiga estas resistencias.

Además, si las condiciones van a ser especialmente malas, se puede considerar la posibilidad de proteger el hormigón, por ejemplo cubriéndolo, de tal manera que se genere una “bolsa de calor” que mantenga caliente y húmedo nuestro hormigón, o en condiciones extremas, por medio de sistemas de calefacción.

El control de calidad:

Un concepto a tener en cuenta es que si nuestro hormigón sufre por las bajas temperaturas, las probetas lo harán más. Dado que el calor en el hormigón es aditivo (aumenta con la masa), lógicamente las probetas, debido a su pequeño volumen, serán especialmente sensibles a la temperatura ambiente.

Es importante que las probetas, que nos darán la medida de la calidad del hormigón suministrado, pasen sus primeros días de vida en unas condiciones adecuadas. De ahí que haya que poner especial cuidado en no dejarlas a la intemperie, cubrirlas adecuadamente con bolsas térmicas, evitar congelaciones…

A partir de aquí, será necesario contar con las mayores garantías en cuanto a la puntual recogida de las probetas en obra, cuidados en el transporte y óptimo curado de las mismas.

Extractado del artículo de la Ing. Sheila C. Sotomayor, publicado en: http://civilgeeks.com/2016/09/14/precauciones-hormigonado-tiempo-frio/

 

 

Pregunta con trampa: ¿Cuándo podemos decir que una zapata es rígida o flexible?

Pregunta con trampa: ¿Cuándo podemos decir que una zapata es rígida o flexible?

“Como os decía, cualquier manual o norma de hormigón define el límite entre zapata rígida y zapata flexible con la relación entre el vuelo (Vmax) y el canto (h) de la misma. Concretamente:

zapata rigida y flexible

Sin embargo, esta clasificación atiende únicamente a los aspectos estructurales y no presupone comportamiento específico alguno sobre la distribución de tensiones en el terreno. Es decir, que solo vale para saber cómo tengo que calcular la estructura: si tengo que considerar un modelo de bielas y tirantes, caso de zapata rígida, o considero los vuelos como voladizos , el caso de zapata flexible. Como podéis apreciar se trata de una expresión que solo tiene en cuenta la geometría de la cimentación.

Es decir, esta clasificación no te dice nada sobre cómo se comporta la ley de presiones del terreno bajo la zapata. De hecho, existe otra clasificación de zapata rígida o flexible en función del comportamiento de la ley de presiones del terreno dada por la siguiente expresión:

rigido flexible formula

Siendo:

rigido flexible formula 2

E = Módulo de elasticidad del terreno de cimentación.

Eh= Módulo de elasticidad del material que forma la zapata.

Y si queremos tener en cuenta el coeficiente de balasto, en lugar de módulos elásticos del terreno,  también tenemos expresiones del tipo:

zapata rigida y flexible 2

Siendo:

Ic= el momento de inercia de la sección de la zapata perpendicular a la dirección del vuelo considerado respecto a la horizontal que pasa por su centro de gravedad:

Momento de inercia zapata

Ksb = el módulo de balasto de cálculo, representativo de las dimensiones de la zapata.

De esta manera, una zapata rígida será aquella que debajo de ella deja una ley de presiones triangular y por tanto, para su cálculo (el de la ley de presiones, no el de la zapata), no es necesario recurrir a un  método de interacción suelo-estructura. En el caso de que la zapata sea flexible, entonces si será necesario recurrir a métodos de interacción suelo-estructura.

Como podéis apreciar en este caso, esta clasificación no solo depende de la geometría de la zapata sino también de las propiedades elásticas tanto del material de la zapata como del terreno sobre la que se apoya.

Por tanto, se podría tener el caso que una zapata fuera rígida para su cálculo estructural pero flexible para el cálculo de presiones o viceversa, flexible para su cálculo estructural pero rígida en su cálculo de presiones, o, por último, coincidir en clasificación desde los dos puntos de vista.”

Extractado de: http://estructurando.net/2016/08/08/pregunta-con-trampa-cuando-podemos-decir-que-una-zapata-es-rigida-o-flexible/

 

 

Lo que necesitas saber de Excavación de Suelos

Como todos sabemos la función que tiene la excavación en las obras civiles es dejar listo el terreno para la próxima construcción que tendrá un sistema de construcción propuesto. En la mayoría de ocasiones este sistema y método de excavación son elegidos por el subcontratista, aunque existen casos que son recomendados por el diseñador.

Lo que necesitas saber de Excavación de Suelos[2]

Ahora bien, para una excavación debemos tener en cuenta que clasificación de suelo existen:

· Clasificación de suelos Cohesivos (A): como por ejemplo estos son unos de ellos, arcilla, arcilla cenagosa, marga de arcilla, y algunos casos puedes encontrar marga de arcilla cenagosa.

Como sabría si no es (A), si el suelo esta fisurado, si está sujeto a tráfico pesado, si ha sido alterado el suelo, si es parte de sistema de inclinación.

· Clasificación de suelos Cohesivos confinados (B): su resistencia de compresión de 0.5 tons/ft2, pero menos de 1.5 tons/ft2, cuales son unos de ellos, la grava angular, franco arenoso, franco limoso y la arcilla franco arenosa.

· Clasificación de suelos Cohesivos no Confinados ©: son los suelos granulares como, gravas, arena y el franco arenoso. También se le agrega la roca sumergida que no es estable.

¿Cuando es que ocurre una Sobre excavación?

Para esto es necesario que realicemos un estudio de suelo, que lo logaremos con ensayos de laboratorio, por lo general se realiza hasta donde encontremos extractos firmes del suelo y así podamos asegurar bien las bases de la edificación.

Entre algunos ensayos de laboratorio que te permitirán definir si es necesaria una sobre excavación está:

· Ensayo de penetración estándar, es utilizado para ensayar terrenos donde se requiere hacer un reconocimiento geológico.

¿En qué consiste?

Este consiste en medir los números de golpes necesarios para introducir una cuchara cilíndrica y hueca. Lo que supondrá que permite tomar una muestra natural alterada en su interior.

Artículo publicado en: http://www.cuevadelcivil.com/2013/03/lo-que-necesitas-saber-de-excavacion-de.html