Capilaridad en muros de mampostería. Recomendaciones

Estimados, en esta oportunidad republicamos un artículo del Blog e-Struct, encontrado en: https://e-struc.com/2017/12/05/capilaridad-muros-mamposteria/ , que como siempre esperamos sea de interés para Uds.

Capilaridad en muros de mampostería

La capilaridad en muros de mampostería: causas, reparaciones e intervenciones contraproducentes.

En este artículo analizamos la capilaridad en muros de mampostería, por qué se produce y cómo conviene actuar para minimizarla o eliminarla.

La capilaridad es una propiedad de los líquidos por la que, en contacto con materiales porosos, son capaces de ascender por el espacio intersticial. En el caso del agua presente en el terreno, ésta es capaz de empapar los muros por encima del mismo. A partir de su ascenso, la humedad entra en contacto con el aire, en ambas caras del muro. El agua se evapora, tanto al exterior como al interior del muro, siempre que la superficie de éstas sea transpirable.

La capilaridad en muros de mampostería se debe a los morteros de rejuntado, que son materiales porosos. La altura de absorción de agua por parte de un sólido poroso depende del tamaño del poro. Si el muro es de fábrica, los ladrillos también pueden absorber agua. Esto sucede especialmente en ladrillos antiguos, con cocciones irregulares y sin control de los límites de absorción en su fabricación.

Capilaridad en muros de mampostería

Las imágenes de este artículo están tomadas en un solo municipio, construido en la década de los años 50. Sin embargo, la construcción con muros de mampostería está presente en toda la geografía. Así, este problema puede extrapolarse a multitud de áreas.

En algunas paredes el agua puede ascender hasta un metro desde el terreno húmedo. Por tanto, los muros de mampostería en contacto con suelo húmedo han de protegerse de este fenómeno. La consecuencia es, además del mal olor, la proliferación de organismos en la superficie húmeda, con la aparición de manchas y rodales.

Capilaridad en muros de mampostería

¿Cómo se protegen los muros de la capilaridad?

Actualmente los muros construidos con fábrica o mampostería llevan una barrera física a partir de la rasante del terreno. La fábrica se interrumpe para colocar una banda impermeable en toda la anchura del muro. El agua que llega a esta barrera ve interrumpido su ascenso en esta cota.

Es por tanto poco frecuente un problema de capilaridad en muros modernos.

¿Qué factores agravan la capilaridad?

1.- La falta de ventilación del espacio interior.

En muros con este fenómeno, el agua que ha ascendido ha de evaporarse. Un interior ventilado, especialmente en climas secos, facilita la evaporación rápida.

Capilaridad en muros de mampostería

A veces la capilaridad se manifiesta al mejorar las condiciones de aislamiento del interior. Si se mejoran carpinterías, se logra más estanqueidad al aire. El aire interior se satura y se ralentiza la evaporación. Un problema que no existía se manifiesta con una mejora de la calidad constructiva. En las fotos que vemos, la mayor parte de las carpinterías originales han sido sustituidas.

Capilaridad en muros de mampostería

2.- La impermeabilización de fachadas.

Otro agravante es el tratamiento exterior de las fachadas. Si, sobre una fachada con acabado de cal, se enfosca y pinta con pintura plástica, se corta la evaporación. La parte de agua absorbida por el muro que se evaporaba hacia el exterior queda retenida.

Capilaridad en muros de mampostería

Como veíamos en el artículo capilaridad de baja intensidad, la ventilación y el acabado poroso son dos factores favorables a la reducción del problema.

3.- La construcción de zócalos.

Por último, el factor sin duda más perjudicial, es, paradójicamente, el más frecuente en el tratamiento de capilaridad en muros de mampostería. Se trata de construir zócalos tanto por el exterior como por el interior del muro.

Capilaridad en muros de mampostería

Cuanto más impermeables, peor. Al alzar el zócalo, se está construyendo una pequeña presa, que contiene el agua intersticial. El volumen del muro contenido entre zócalos se colmata y el agua continúa su ascenso. En algunos casos incluso las piezas del zócalo se desprenden por la humedad interior.

Capilaridad en muros de mampostería

Y en casi todos la humedad asciende por encima de los zócalos, sean exteriores o interiores.

Capilaridad en muros de mampostería

Sólo si el zócalo no está adherido al muro y permite la ventilación de la superficie puede utilizarse como paliativo de la capilaridad, como veíamos en el artículo sobre el caso de un local de planta baja.

¿Cuál es el tratamiento correcto?

Una vez detectada la capilaridad en muros de mampostería, el tratamiento ha de hacerse con una evaluación previa.

De menor a mayor alcance, proponemos 4 soluciones, que, idealmente, se realizarían conjuntamente:

  1. Mejorar la ventilación de los espacios interiores afectados. Esta condición también facilita paliar condensaciones.
  2. Mejorar la porosidad de la superficie interior de muro, para lograr una evaporación rápida. Existen yesos de alta porosidad que no se deterioran con el agua.
  3. Mejorar la transpirabilidad del exterior del muro. Evitar morteros impermeables y aplicar morteros de cal transpirables.
  4. Colocar una barrera de capilaridad. A veces se trata de una solución más sencilla de lo que parece. Se puede crear esta barrera con inyecciones en el muro sobre la cota de contacto con el terreno. Una vez el producto de corte se seca, crea una capa impermeable que impide el ascenso del agua.

En estos antiguos molinos restaurados no se aprecian señales de capilaridad.

Capilaridad en muros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *